• José Antonio Fdez Viñas

NO SIEMPRE LOS PROFESIONALES CON MÁS TALENTO SON LOS MÁS EXITOSOS; 4 FACTORES PARA CORREGIR ESTO.

Queridos amigos del blog!!!


¿Os habéis preguntado alguna vez que fue de aquellos compañeros de estudios que tenían mucho talento y que eran expedientes académicos brillantes? ¿realmente hoy son profesionales exitosos?


Por el contrario… ¿Que fue de aquellos compañeros que no eran brillantes en su época estudiantil y que aparentemente no tenían ningún talento destacable? ¿ es posible que hoy sean personas exitosas profesionalmente?


Ante estas dos cuestiones que planteo en el día de hoy tengo que decir que todo lo que he observado en este tiempo con respecto a este asunto me lleva a la conclusión de que el talento y los expedientes académicos brillantes durante la juventud no aseguran el éxito laboral. Es un buen punto de partida, tienen la oportunidad de iniciar bien posicionados una carrera que va a durar toda la vida, pero a lo largo de esa carrera hay muchas tomas de decisiones y hay conceptos que de no tenerlos claros pueden frenar o incluso parar esa inercia inicial que nos resultaba favorables.


Hay muchas decisiones que influyen en el resultado del éxito, muchas mentalidades, muchas actitudes, muchos factores en definitiva que van a posibilitarnos un resultado.


Hoy quiero hablaros de 4 factores que los futuros profesionales, de tenerlos claros, no se desviarían del camino del éxito.


Y es que este post creo que es fundamental mostrárselo a los jóvenes, ya que quizás sea una generación que tenga más competitividad que nunca. Hemos inundado el mercado laboral de universitarios mileuristas, teniendo la creencia errónea y obsoleta de que un título universitario es suficiente para tener una vida mejor.


Quizás para los que nacimos en el último cuarto del siglo pasado, un título universitario nos habría las puertas del éxito. El título lo presuponía todo, presuponía no solo el conocimiento especifico, sino hasta la destreza en el desempeño. En realidad no era así, pero existía esta creencia.


Hoy todo eso ha cambiado. Un título universitario no asegura nada, será necesario desarrollarse y adquirir nuevas destrezas que posicione a los distintos profesionales en las puertas del éxito.


Por eso hoy quisiera hablaros de 4 factores que son importantes para no desviarse del camino del éxito laboral.




Estos 4 factores son:



1.- Tener una mentalidad correcta.


Uno de los errores más comunes es pensar que una vez que se tienen la certificación de los conocimientos (el título) ya está todo hecho. Pero en realidad ese es solo el principio. En ese momento empieza la competitividad, empieza tu trabajo y tu desarrollo para diferenciarte.


Por eso, es fundamental tener una mentalidad que esté alineada con el éxito. Una mentalidad que esté enfocada hacia el desarrollo personal y profesional. Una mentalidad que esté enfocada hacia una diferenciación que te de visibilidad entre tanta competencia. También una mentalidad enfocada hacia la cultura del esfuerzo y el compromiso.


Por último, tener un plan y un objetivo. Saber que quieres conseguir y diseñar que es lo que vas a intentar hacer para conseguirlo. Este es un gran paso, la mayoría de las personas no tienen un plan, simplemente improvisan.

2.- Tener una idea clara de lo que es el éxito.


El éxito es uno de los conceptos más añorados por las personas, pero a su vez más subjetivos. ¿que es para ti el éxito?. ..


Hay personas que desde mi punto de vista tienen equivocado el concepto del éxito. Algunos por ejemplo piensan que el éxito es ganar mucho dinero, aunque se pasen amargados e infelices toda su jornada laboral para ganarlo. Y lo que es peor no tengan tiempo para disfrutarlo.


El éxito como os digo es muy subjetivo pero para mi es algo muy cercano a tener unas finanzas personales notablemente holgadas y seguras, realizando una actividad en la que seamos buenos y a ser posible que nos guste mucho y nos apasione. Si además eso que hacemos, aporta algo positivo a la comunidad, habremos cerrado el circulo de los que para mi es el éxito laboral.


Las personas que persiguen esto, tienen claro su talento y tienen claro lo que quieren hacer en la vida, estas personas, son las personas que tienen una verdadera posibilidad de sentirse realizados y ser felices.





3.- Rodearse bien.


La vida a veces es como la corriente de un rio. Si somos de las personas que simplemente nos dejamos llevar por dicha corriente, no estaremos dándonos la oportunidad de ser los protagonistas de nuestra historia.


En las distintas etapas de la vida tenemos compañeros de viaje, y estos compañeros son fundamentales para conseguir avanzar por los caminos que nos lleven a nuestros objetivos. Siendo siempre el objetivo, aquello que hemos determinado como nuestro éxito en cualquier ámbito.


Como ya dijo Jim Rohn hace mucho tiempo y hemos comentado en este blog en numerosas ocasiones: “somos la media de las 5 personas con las que pasamos más tiempo”. Por eso es muy importante ver con que personas te rodeas en determinados ámbitos y evaluar si ese tipo de personas te acercan o de alejan de tu objetivo.


Si te rodeas de gente que te aporte valor, que sean distintos a ti pero que tengan los mismos valores, que sean gente entusiasta y que te ayuden a evolucionar, que busquen su propio crecimiento pero a su vez el aportar a los demás, entonces estarás en una corriente que te llevará a donde quieres. Si no es así te estancarás, y serás fruto de la suerte y de la improvisación.


Intentar rodearte de este tipo de personas puede parecerte una actitud egoísta, pero no se trata de que deseches a los que no te aporten, se trata simplemente de que seas consciente de que tu desarrollo y tu éxito depende de estos otros.



4.- No saber cual es tu misión.


Tener una misión es también darle sentido a lo que hacemos. Cuando buscamos el sentido a las cosas que hacemos, es entonces cuando nuestro propósito o nuestra misión encontrará el respaldo y la motivación para poder conseguir aquello que queramos conseguir.


Como te he comentado anteriormente todas las personas exitosas, todas las personas que han conseguido aquello que querían conseguir, en algún momento determinado plasmaron un plan. En aquel momento se autoimpusieron una misión.


El fruto de ese plan, de su lucha, de su actitud, de su esfuerzo y compromiso, es nada más y nada menos que conseguir aquello que se propusieron. Por tanto, encuentra tu misión como preámbulo para conseguir tu objetivo.


Queridos amigos del blog!!!


Reflexiona sobre esto que hemos hablado hoy. Tomar consciencia de estos 4 factores y algunos otros podría hacer que muchas más personas sean exitosas en la vida. El talento es importante, si los tienes en algún ámbito ¡aprovéchalo!, pero el talento por si solo no es suficiente.


Estamos en una competitividad profesional feroz, y solo el talento no es suficiente. Nunca olvides que el trabajo gana al talento cuando el talento no trabaja lo suficiente.



Feliz semana !!!

343 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo