• José Antonio Fdez Viñas

Los tres tipos de etiquetas que tienes que poner a lo que necesitar gestionar

¡Queridos amigos del blog! En el día de hoy vamos a etiquetar todas nuestras tareas, todas nuestras responsabilidades, en definitiva todas las cosas que la vida nos muestra para que gestionemos.

Voy a intentar hacer un símil para mostraros más fácilmente lo que os intento inculcar con este post.

Las personas en la vida vamos asumiendo tareas, compromisos, responsabilidades, etc. A lo largo del día tenemos que tomar muchas decisiones y en muchos ámbitos vitales. Decisiones personales, profesionales, decisiones que afectan a la familia, a los compañeros de trabajo, a tus subordinados o a ti mismo.

Imaginaros tener una mochila en las espaldas en donde vamos metiendo todas esas tareas o decisiones que no resolvemos. En este caso esa mochila imaginaria cada vez pesaría más, hasta llegar a un punto en que quizás tenemos tantas tareas que meter en la mochila que ya se quedó pequeña y no podemos meter ni una sola tarea más.

Pues así es nuestra mente, es como esa mochila que vamos llenando de cosas por resolver, cosas que vamos postergando y que lejos de olvidarnos de ellas nos van consumiendo nuestra energía hasta quedar agotados.

Lo peor de todo esto es que como no lo resolvemos estamos agotados, pero están aún todas las cosas por hacer. Por eso hoy queridos amigos os propongo que etiquetemos todas nuestras tareas para ir dándole solución y que no se nos llene esa mochila imaginaria. El objetivo real es dejar vacía esa mochila y para ello vamos a utilizar estas tres etiquetas que te muestro a continuación.






¡Resolver ya!

Hay tareas, hay responsabilidades que no pueden y no deben esperar. Estas tareas debemos resolverlas de inmediato, sin dilación alguna.

Las tareas o responsabilidades que debemos de etiquetar como “¡resolver ya!” son esas tareas que son importantes y que son urgentes, por lo tanto no tiene sentido retrasarlas, necesitamos ejecutarlas de inmediato.

Normalmente estas cosas importantes y urgentes requieren de una decisión que por la importancia y por la urgencia no nos atrevemos a tomar. Pero dejarla para más adelante no va a ocasionar por ejemplo que se resuelva sola o que al día siguiente vayamos a tener un momento de inspiración para elegir la decisión más certera.

Por eso, cuando lleguen estas tareas importantes y urgentes, toma consciencia de lo que tienes entre manos y toma la decisión que creas correcta. Con respeto pero sin miedo al resultado. No resolverla y meterla en la mochila es solo postergar el problema, el mismo problema que solamente has retrasado, pero que sigue sin resolverse.

¡Delegar!

La etiqueta de delegar es la segunda etiqueta que te quiero mostrar hoy. Quizás sea una etiqueta que se utiliza en el mundo empresarial, pero no aun lo suficiente. En los procesos de coaching que realizo con directivos una de sus barreras mentales es la resistencia a delegar.

Tenemos la falsa creencia de que solo nosotros somos los únicos que sabemos hacer la cosas, pero nada más lejos de la realidad. Cuando pensamos eso es porque nuestra voz interior, la del ego nos hace creer que debemos ser imprescindibles, que somos únicos en saber y realizar lo que desempeñamos, pero todo esto es mentira. Detrás de cada resistencia a delegar en realidad solo hay miedo e inseguridad, por eso nos resistimos a entregar a otras personas nuestras tareas.

Intenta delegar todo aquello que sea delegable, las tareas o responsabilidades que debemos de delegar son aquellas que sean urgentes, pero que no sean importantes. La urgencia nos obliga a realizarlas de inmediato, pero el que no sean importantes nos permite delegarlas a otras personas para que las realicen y luego tan solo una vez hechas supervisemos la delegación.

Delegar nos va a permitir cumplir con determinados compromisos en tiempo y forma, pero sobre todo nos va a permitir no meter cosas a la mochila y no sobrecargar nuestro camino diario.

Tirar.

La tercera y última etiqueta que quiero mostrarte hoy es la de tirar. Al decir tirar me refiero a desechar de tu vida.

El día a día ya es demasiado exigente y nos llena la cabeza de responsabilidades que tal y como os he mostrado debemos realizar de inmediato o delegar. Pero no debemos caer en la trampa de llenarnos de tareas y responsabilidades que no nos aportan nada y que lejos de mejorar nuestra vida solo nos la complica, principalmente robándonos tiempo y energía. En el símil de la mochila que os mostré al principio sería como ir llenando la mochila de piedras, que no sirven para nada, solo para aumentar nuestro cansancio y para que no quepan cosas que realmente sean importantes para nuestra vida.

Por tanto aquellas actividades que tengan la etiqueta de tirar, no lo dudes ni un instante, quítala de tu vida, sin prejuicios y sin remordimientos. Quita lastre a una mochila que ya de por sí la vida te va llenando aunque no quieras.

Queridos amigos del blog, te propongo el reto de que pongas estas etiquetas a todas las cosas que hagas hoy. Te vas a sorprender la de cosas que metes a tu mochila sin necesitarlas, tan solo sobrecargándote y poniendo a veces al límite tu mente y tu cuerpo.

¡Recuerda!, “¡Hacer ya!”, “delegar” o “tirar”… lo demás es perder tu energía y tu tiempo.

Feliz semana!!!


¿Te hablé de mis atajos?


Te ofrezco tres atajos de 8 semanas para recorrer 20 años.


Primer atajo: Lidera los RR.HH en 8 semanas


Segundo atajo: Deja de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas


Tercer atajo: Transfórmate en el líder que necesitas ser en 8 semanas


Programa 100% online.


Quizás estás a un "clic" de cambiar tu vida. Pide información sin compromiso aquí.


64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo