• José Antonio Fdez Viñas

LOS TRES PILARES DONDE REPOSA EL TALENTO

Hola amigos del blog!!!


Los seguidores del blog sabéis que este es un espacio para el desarrollo personal, profesional e incluso espiritual. En el día de hoy vamos a hablar de mi principal fuente de conocimiento, de la materia a la que principalmente me dedico como coach. Los que me seguís en RRSS ya sabéis que soy coach ejecutivo y empresarial y ayudo a directivos a desarrollar su liderazgo. Pero dentro del mundo del coaching mi principal labor y que es la que me hace sentirme realizado es la de ayudar a personas y organizaciones a crear entornos felices y productivos.


Los directores de RRHH tenemos un reto difícil continuo que no es otro que el de conseguir incorporar talento a la compañía y una vez que lo hemos incorporado mantenerlo. Las empresas necesitan retener ese talento y hoy voy a mostrar donde reposa ese talento del que estamos hablando.


El talento reposa en los tres pilares; El salario atractivo, el desarrollo de carrera y el buen ambiente de trabajo.


Los trabajadores pueden perder en algún momento uno de los tres pilares, con la falta de un pilar se sienten desmotivados y simplemente irán a cumplir y no a darlo todo, pero cuando se desmoronan dos pilares de los tres, es entonces cuando el trabajador abandona y deja la empresa.


Vamos a comentar estos tres pilares que nos ocupan hoy.




SALARIO ATRACTIVO


Salario atractivo no significa salario alto, todo no es el dinero. Salario atractivo significa que colme las expectativas de individuo.

Un salario atractivo tiene que estar acorde a la responsabilidad, a la valía del trabajador, al precio de mercado, etc. Salario atractivo es aquel que puede competir con el de otras empresas en ese mismo tipo de puesto. Salario atractivo es aquel que colma las necesidades económicas de la persona. Las personas se sienten felices y en paz cuando tiene seguridad en sus fianzas.


Por tanto, no siempre un salario alto es un salario atractivo, todos queremos el salario más alto posible, pero el pilar del salario sin algunos de los otros dos pilares que vamos a comentar no sirve de nada.


En una encuesta reciente a la generación millenial que son esas personas nacidas entre 1982 y 1994 los resultados revelaban que no era lo más importante para ellos el salario. Le daban más importancia al buen ambiente de trabajo y al desarrollo de carrera. Esta y las generaciones posteriores tienen claro que trabajan para vivir, pero no quieren vivir solo para trabajar.


DESARROLLO DE CARRERA


Las personas estamos dispuestos a sacrificarnos por algo si después obtenemos un objetivo o resultado que nos satisfaga.


El desarrollo de carrera es otro de esos pilares que las empresas deben tener en cuenta para con sus empleados. Cuando un trabajador interpreta que ha llegado a su techo profesional en su empresa es invadido por el desánimo.


Es totalmente lógico pensar que esa persona que ve que le quedan 25, 20, 15 años para su jubilación y que piensa que no va a tener margen de desarrollo o evolución se plantee el mirar nuevos horizontes que les muestren una opción más atractiva.


Curiosamente las personas no dan mucha importancia a su desarrollo profesional si se sienten bien remunerados y su ambiente de trabajo es placentero. El problema esta cuando algunas de estas dos cosas mencionadas fallan, ahí es cuando afloran las aspiraciones de desarrollo y abandonan la empresa.


BUEN AMBIENTE DE TRABAJO


Los estudios demuestran que de los tres pilares de los que estamos hablando hoy este es el que más importancia le dan los empleados a la hora de valorar si se quedan o se van de un trabajo.


Pasamos más tiempo en el trabajo que con la familia o con los amigos, por eso un buen ambiente de trabajo es fundamental para que las personas no se planteen marcharse.


El ambiente de trabajo viene determinado en mayor medida por los valores y la cultura de la empresa. Los valores y la cultura de la empresa son las reglas del juego, el marco de convivencia, y esto es a veces letal para los equipos de trabajo.


Vamos con una frase que los seguidores del blog o del podcast me habréis escuchado en multitud de ocasiones. “Las personas no abandonan las empresas por el trabajo, sino por sus jefes”. Cuando hay un mal jefe, que no lidera, que no sabe relacionarse de forma eficaz con el equipo, esto deriva en un mal ambiente de trabajo. Las personas pueden soportar momentos tensos e incomodos de forma circunstancial, pero ir a trabajar cada mañana sabiendo que le quedan aún 8 horas a disgusto y en tensión, eso tiene tarde o temprano un límite de tiempo.


En concreto ese límite de tiempo es hasta que uno de los otros dos pilares que ya hemos comentado se desmorone. Lo comenté anteriormente, las personas somos capaces de sacrificarnos por un objetivo. Si alguno de los dos otros objetivos falla (salario o desarrollo de carrera) el trabajador abandona.


Queridos amigos del blog!!


Bien seas trabajador o seas empresario, analiza y toma consciencia de tus tres pilares donde reposa el talento. Si ves que alguno de tus pilares está apuntalado intenta solucionarlo, la herramienta para ello es el dialogo. Busca siempre asentar el edificio de tu vida profesional, mi consejo es que siempre decidas en función de lo que te haga más feliz.


Feliz semana!!!!



215 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo