• José Antonio Fdez Viñas

EJERCICIO PARA ENCONTRAR TU VOCACIÓN

Queridos amigos del blog!! Esta semana son los exámenes de la EvAU, por eso quiero escribir este post.

Estamos ante un post que es primordial para la felicidad. Si este post hubiese llegado a muchos de nosotros en su debido momento quizás nuestra felicidad laboral sería hoy un hecho. Quizás ya sois felices en vuestro trabajo y ya os sentís realizados en el mismo, me alegro por ello, pero no siempre es así, mejor dicho, casi nunca es así.

Uno de los motivos por lo que no es así, es porque tenemos que elegir una decisión demasiado importante y de la que dependerá el resto de nuestra vida, cuando aún no somos lo suficiente maduros para tomarla. Esta decisión no es otra que la de qué formación realizar tras el bachillerato y qué profesión elegir.

Si eres de las personas que se encuentran en esta situación o si tienes algún hijo o hija que necesita decidir qué profesión elegir, te recomiendo que apliques lo que a continuación te cuento para que la decisión sea lo más acertada posible.

Hoy al menos te voy a mostrar un método para elegir la profesión que deberás desempañar durante más de cuarenta años. De lo contrario estarás dejando en las influencias de terceras personas a lo que nos vamos a dedicar y que esto esté alineado con nuestra felicidad es un verdadero milagro.

Los padres a veces influenciamos a nuestros hijos en su elección, con criterios como “esta profesión va a tener salida”, “en esta profesión se gana mucho dinero” o simplemente recomendamos esa profesión que nos hubiera gustado ser y no fuimos.

Se trata de su vida, se trata de su profesión, se trata en definitiva de su vocación. Por tanto, te recomiendo que realices estos tres pasos para ayudar o ayudarte a encontrar tu vocación. Ir a trabajar cada día en algo que no te gusta es un verdadero infierno. Realizar estos tres pasos quizás pueda evitarlo.


Los tres pasos que debes realizar son;

Reflexiona sobre lo que te gusta.

El primer ejercicio para realizar es el de escribir en un papel lo que te gusta hacer. No se trata de realizar esta reflexión intentando relacionarla con la profesión futura, sino tan solo encontrar esas actividades, esas tareas que te gusta hacer y que realizas principalmente por placer.

Apunta todo lo que te guste, no descartes nada, esto se trata de una tormenta de ideas que luego enlazarás con otros dos ejercicios más. Ahí cobrarán sentido estas tareas. Apuntarás tareas como leer, escribir, dibujar, viajar, hacer deporte, etc. Apuntalo todo, como te digo no descartes nada, toda tarea puede servir para encontrar tu vocación. No prejuzgues nada solo apúntala.

De todas estas tareas que escribas seguro que nos va a salir tu profesión, no intentes redirigirla a ningún lado solo déjate llevar por aquello que te gusta.

Pregunta que es lo que se te da bien hacer.

Vamos con el segundo ejercicio. Una vez que has realizado la lista de aquellas actividades que te gustan, vamos a preguntar sobre qué actividades o que tareas se te dan bien.

Es posible que tengas un criterio muy claro y definido sobre todo lo que se te da bien, pero no quiero que ese criterio sea el tuyo propio. Quiero que ese criterio sea la valoración de terceros.

Cuando pidas la valoración a personas que te conozcan; familiares, amigos, profesores, etc. Seguramente nos vamos a sorprender de como otras personas ven talentos en nosotros de los que ni siquiera nosotros nos hemos percatado. Esos talentos que van a encontrar en nosotros son objetivos, son reales. Son también esos mismos talentos que podrán ver en nosotros el día de mañana, clientes, jefes, empresas, etc.

Al realizar este segundo ejercicio de encontrar nuestro talento vamos a descubrir cómo hay actividades y tareas que coinciden entre lo que nos gusta hacer y lo que se nos da bien. Es en ese momento cuando con ese dato iremos a buscar el tercer ejercicio que nos va a proporcionar el encuentro de nuestra vocación.

Investiga sobre lo que beneficia a otras personas.

El tercer ejercicio consiste en investigar qué es lo que beneficia a otras personas y que esté relacionado con los que me gusta y con lo que sé hacer.

En eso consiste el ejercicio encontrar como puedo aportar valor a otras personas haciendo algo relacionado con lo que me gusta y lo que se me da bien.

Si encuentro ese algo que aportaría valor a terceros, habré encontrado una actividad que tendrá demanda, además si me gusta y se me da bien esto va a ocasionar que sea de los mejores realizando esta cosa. Si soy de los mejores en algo nunca me faltará trabajo y además siempre estaré bien pagado. Los mejores no necesitan tener profesiones de moda, ni con mucha demanda, siendo de los mejores siempre tendrás personas o empresas que quieran tus servicios.

Por último, con respecto a este ejercicio de encontrar como aportar valor a otras personas, intenta además especializarte en algo, cuanto más concreto mejor. Así podrás conseguir ser el máximo referente.

Queridos amigos del blog, con este ejercicio puedes encontrar tu vocación.

Cuando alineas lo que te gusta con lo que sabes hacer encuentras tu pasión, cuando alineas lo que sabes hacer con lo que la gente necesita encuentras tu profesión, cuando alineas lo que te gusta con lo que la gente necesita entonces encuentras tu misión de vida.

La Felicidad laboral reside en el área comprendida entre estos tres conceptos y el resultado de estos tres ejercicios. Si a esto le sumas inteligencia emocional y alta capacidad para las buenas relaciones, entonces tu felicidad laboral está asegurada.

¡Feliz semana!


111 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo