• José Antonio Fdez Viñas

¿Debemos aprender a ser felices?

Actualizado: feb 20

El pasado 30 de diciembre participé en directo en el programa El foro de los RRHH, de Capital Radio, en Madrid. En el estuvimos hablando sobre la felicidad en el trabajo y sobre mi último libro “Empresa: Guerra de egos”. Su creador y director Francisco García Cabello me lanzó esta pregunta; ¿Tienen que enseñarnos a ser felices? Esta pregunta ha inspirado el post que estás leyendo. Espero te aporte valor.


Esta pregunta que me lanzó Francisco García Cabello encierra muchas otras como por ejemplo ¿Sabemos que es la felicidad? ¿De qué depende la felicidad? ¿La felicidad hay que buscarla o nos viene dada? Podría seguir haciendo preguntas entorno a la felicidad que nos ayudasen a reflexionar sobre el tema que quizás sea más importante que tenemos en la vida. Es posible que nunca te planteaste esta reflexión pero ¿te has dado cuenta que todo lo que hacemos en la vida es para ser más feliz? Algunas veces buscando el placer y otras evitando el dolor, pero el fin es intentar ser más felices, que no deja de ser el objetivo principal de todo ser humano.


Contestando a la pregunta que encabeza este post tengo que contestar que sí, que rotundamente sí. Y debemos aprender porque nadie o casi nadie nos enseñó en algún momento a como ser felices. Nos desarrollaron profesionalmente en los distintos centros educativos, pero nadie nos enseñó no solamente a ser felices, sino al menos a no ser infelices, a dejar de sufrir por nuestras vivencias.


Da igual la edad que tengamos, da igual la profesión o los títulos académicos, es muy probable que sigas siendo analfabeto emocional. No porque seas torpe, no lo eres, simplemente porque nadie te ha enseñado nunca nada para que no seas infeliz. La felicidad es un sentimiento, es una emoción, es un estado interior que depende de cómo interpretamos nuestra vida y las cosas que ocurre en ella.


La felicidad es como la suerte, no viene dada también hay que buscarla. La felicidad está siempre en un cambio de percepción. Con el argumento antes dado de que la felicidad es un estado interior de bienestar, y con el argumento también de que la felicidad hay que buscarla, debemos focalizar en intentar llevar a cabo los siguientes 8 puntos que es lo que nos permitirá ese estado de bienestar imprescindible para poder ser felices.




La pasión por lo que hacemos cada día


La felicidad no es un resultado, la felicidad o está en el camino o no es la verdadera felicidad. Ten cuidado con esto porque si piensas que serás feliz cuando consigas algo entonces solo crees en la felicidad del tener, y así nunca serás feliz. Este es uno de los grandes errores genéricos, cuando consiga “tal cosa o tal otra” seré feliz. Eso no es así. La felicidad está en el camino, en el día a día, en cada cosa que hacemos, en cada pequeño detalle.


La calidad de nuestras relaciones


La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestras relaciones. Es importante tomar consciencia de cómo nos relacionamos en todos los ámbitos vitales. En el trabajo, con los jefes, con los compañeros, con los subordinados, con los clientes. Y no solo en el trabajo también con los amigos o con la familia. Recuérdalo siempre, te contratan por tu talento y te despiden por tu talante. Así que atento a tu talante que es lo que dilapida las relaciones. Cuando la empresa tenga que poner en una balanza tu talento y tu talante siempre ganará el talante. Pon esmero en él y en cómo te relacionas o puedes verte en el desempleo cuando menos te lo esperes. En el ámbito vital tu talante también va a marcar tu relación de pareja o con los amigos. Toma consciencia de tu talante y si no es el adecuado cámbialo.


La seguridad de nuestras finanzas


Tu responsabilidad es desarrollarte y luchar para que tus finanzas sean seguras, es cierto que alguien que no tenga seguras sus finanzas no puede ser feliz, la incertidumbre se lo impide, pero no es menos cierto que no por tener sobradas las finanzas vamos a asegurar nuestra felicidad. Si creemos eso estamos de nuevo en la creencia de la felicidad del tener, esa es la felicidad del ego y esa felicidad no es real.


Nuestra fortaleza física


Cuando hago referencia a la fortaleza física es como decir estar lo más sano posible. Nadie que está enfermo puede estar feliz. Por eso es importante que nos cuidemos físicamente, que realicemos ejercicio físico, que descansemos de forma correcta y que tengamos una alimentación saludable. La fortaleza física ayuda a la fortaleza mental y de esta segunda depende nuestra felicidad laboral y vital.


El orgullo de nuestra aportación a la comunidad


Cierra por un momento los ojos y piensa en ese momento en el que por ejemplo has ayudado a alguien y te has sentido satisfecho por ello. Esa satisfacción es un sentimiento de felicidad. Pero cuando digo tu aportación a la comunidad no se trata de ayudar a alguien en un momento determinado se trata de aportar lo máximo a todos durante todo el tiempo. Ya te comentaba que la felicidad está en los pequeños detalles y es en tu compromiso y en tu servidumbre a los demás en cada momento lo que construye la felicidad. Hacer feliz es lo que te hace feliz.


Responsabilidad


En la vida lo fundamental es asumir nuestra propia responsabilidad, si la palabra responsabilidad la diseccionamos y jugamos con su etimología encontraremos “Respons- habilidad”, que no es otra cosa que la habilidad para responder a lo que la vida nos pone por delante. La vida es como una partida de cartas, hay manos que nos vienen dadas pero hay otras que tenemos más dificultad para poder sacar resultado. No por ello nos levantamos de la mesa. Luchamos y buscamos la creatividad máxima para poder conseguir el mejor resultado posible.


El ego te argumentará cosas como “no puedo” “tengo muy mala suerte” “soy desgraciado”, pero es mentira es la excusa para no luchar y asumir el papel que deberías.


Búsqueda de sentido


Tenemos que buscarle un sentido a lo que hacemos, este es el motor para no desfallecer cuando la voz del ego nos machaca. Las personas que le dan sentido a su trabajo y a cualquier área de su vida se permiten ser felices, la potencia del hacer algo para algo es extraordinaria. Cuando encontramos un “para que “ a cualquier cosa que hagamos, encontramos una pequeña puerta a la felicidad.


Percepción


La felicidad está en un cambio de percepción y tenemos que tener cuidado con que ojos estamos mirando la vida, porque será tal y como la miremos. Y afinando aún más será tal como somos. Por tanto analiza quien eres y cómo interpretas ese mundo con el que interactúas. Si estas en modo ego buscaras la felicidad del tener, y nunca la conseguirás, si miras el mundo en modo ser podrás conseguir esa paz interior y ese bienestar que es el origen de la felicidad.


Vuelve a leer el post para afianzar todos los mensajes que quiero enseñarte en él. Construye tu felicidad desde ahora por el camino correcto y deja de buscar la felicidad fuera para descubrirla dentro de ti, en concreto en tu mente y en tu corazón.

¿Quieres escuchas un episodio de mi podcast sobre este tema? Pincha aquí.

CONTACTO

Edificio Arttysur 6ª Planta, despacho 7 B

Polg. Ind. Palmones III, Los Barrios. CP:11379

Tel: 608 087 162      José Antonio Fdez Viñas

  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • amazon
  • COPE
  • 2671567883148_XXL

Nombre *

Email *

Asunto

Mensaje

© 2017 brigth cherry innovations