• José Antonio Fdez Viñas

5 conceptos del método de Dale Carnegie para ser el interlocutor perfecto.

En el año 1929 se desplomó la economía Americana, este hecho se conoce como la gran depresión o el crack del 29.

Las enseñanzas que os muestro hoy de Dale Carnegie se plasmaron en uno de sus libros editados por primera vez en 1936. Aún se sigue editando ya que sus enseñanzas están presentes y actuales en pleno siglo XXI.


Dale Carnegie era en los años 30 cuando aquella gran crisis un simple hijo de granjero de Missori, pero se convirtió en uno de los empresarios y escritores sobre relaciones humanas más influyentes de EEUU.


La palabra crisis en chino es wei ji, “wei” significa peligro pero “ji” significa oportunidad. Por tanto hay que tener en cuenta que una crisis tiene las dos dimensiones, por un lado es un gran peligro, pero por otro es una gran oportunidad para los que están atentos. Dale Carnegie lo estuvo y supo ganar dinero al destacar entre los mucho que intentaron salir adelante en aquel momento del crack del 29.


Estos 5 conceptos de los que hablamos hoy y que debes tener en cuenta son prácticos para cualquier relación humana, pero especialmente te resultarán muy beneficiosos en; una entrevista de trabajo, una operación de venta, en reuniones con amigos y familiares o incluso en una cita romántica.



Vamos con los 5 conceptos;


Deja hablar e interésate por tu interlocutor.


Si quieres conectar debes dejar hablar a tu interlocutor e interésate de forma sincera por sus problemas. Este simple hecho va a darte una diferencia entre tú y el 90% de la gente, que no solo no escucha sino que además no le importan los demás. Conseguirás, más amigos o más clientes interesándote por los demás que solo interesándote por ti.

Hay comerciales que no tienen éxito porque se empeñan en vender su producto estrella y no en preocuparse por saber lo que verdaderamente necesita ese cliente.

La información es poder y para tener información normalmente solo tienes que estar atento y escuchar.


No critiques.


Si realizas críticas solo conseguirás que la otra persona se ponga a la defensiva y se justifique. El propio Carnegie define este hecho con esta afirmación “Cualquier tonto es capaz de criticar, condenar y quejarse. Y de hecho, la mayoría lo hacen”.


A veces algunas críticas ocasionan una herida que es difícil de cerrar o que incluso jamás se cierra.


Elogia de forma inteligente.


Si somos capaces de elogiar inteligentemente, sin exagerar y por supuesto sin faltar a la verdad seremos apreciados por los demás. Si por el contrario señalamos y censuramos conseguiremos el efecto contrario. El que critica se confiesa y muestra que tipo de persona es. ¡Cuidado con esto!


Corrígete a ti mismo.


Lo fácil es criticar y censurar a los demás por eso es muy importante hacer el ejercicio de ponernos en el lugar de la otra persona, tratando de averiguar que le hace estar en esa situación y actuar de un modo determinado.

Eso es empatizar. Y es la empatía lo que te otorga ese “don de gentes” para influir en los demás y conseguir tus objetivos.


Pronuncia su nombre.


La última de las enseñanzas de Dale Carnegie sin duda uno de los pioneros del desarrollo personal en el siglo XX, es llamar a la persona por su nombre. Pronunciar su nombre en la conversación es conseguir una conexión directa con la otra persona. Otra de las cosas que conectan de forma directa es recordar una anécdota o vivencia que compartiera contigo en ocasiones anteriores. Estas dos cosas, su nombre y recordarle algo que nos contó abre el corazón de par en par de nuestro interlocutor.


Queridos amigos del blog, no me cansaré de repetirlo. La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. Intenta mejorar la forma de relacionarte y mejorará sin duda tu vida.


Terminaré el post de hoy con una afirmación de Dale Carnegie que es nuestro protagonista de hoy. “Recuerda que todo lo que haces envía un mensaje, decide qué mensaje quieres mandar al mundo”

Feliz Semana!!!

¿Te hablé de mis atajos?

Te ofrezco tres atajos de 8 semanas para recorrer 20 años.

Primer atajo: Lidera los RR.HH en 8 semanas

Segundo atajo: Deja de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas

Tercer atajo: Transfórmate en el líder que necesitas ser en 8 semanas

Programa 100% online.

Quizás estás a un "clic" de cambiar tu vida. Pide información sin compromiso aquí.




43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo