3 conceptos de nuestro efecto Pigmalión que determinan nuestra vida.

Queridos amigos del blog!!!


Hoy vamos a hablar del efecto pigmalión y de cómo este efecto determina el resultado de nuestra vida.


El concepto de efecto pigmalión tiene su origen en la década de 1960 y fue gracias al psicólogo de Harvard Robert Rosenthal quién hizo un experimento con los alumnos de un aula. El experimento se realizó en una escuela donde se estaba evaluando el coeficiente intelectual de los alumnos.


El investigador escogió al azar un 20% de los alumnos evaluados sin tener en cuenta los resultados obtenidos en la prueba y acto seguido comunicaron al profesorado que ese 20% tenía un nivel superior y que por consiguiente cabía esperar de ellos un rendimiento muy alto.


Una vez terminado el programa escolar esos alumnos elegidos al azar demostraron una mejora notable con el resto de los alumnos. Rosenthal descubrió con este experimento que las expectativas de los profesores hacia dichos alumnos que creyeron estar más capacitados le motivaron a realizar un esfuerzo extra para progresar en su rendimiento.


Por eso es importante darnos cuenta de que el efecto pigmalión opera tanto en positivo cómo en negativo.


Por todo esto en el día de hoy vamos a tener en cuenta y a tomar consciencia de 3 conceptos o reflexiones que son vitales para nuestro efecto Pigmalión.




Estos 3 conceptos son:


Tomemos consciencia de los mensajes anímicos que producimos a los demás.


¡Queridos amigos! Los seres humanos desarrollamos roles en distintas áreas de la vida y por esta causa quizás no estemos siendo consciente de lo mucho que influimos en los demás.


Mucho ojo si somos por ejemplo jefes y tenemos que liderar un grupo de trabajo, mucho ojo también si somos por ejemplo padres y estamos influyendo en nuestros hijos. Y digo mucho ojo porque de forma quizás involuntaria estamos mandando mensajes a nuestro entorno que no son los más apropiados para sus intereses, y por consiguiente para los nuestros tampoco.


Si el mensaje que damos a nuestro equipo de trabajo es de que no saben trabajar o que todo lo hacen mal. Si nuestra actitud con ellos es de buscar continuamente el fallo, el efecto Pigmalión les estará convirtiendo en ese tipo de personas incapaces, inseguras y sin éxito en lo que hacen.


Este es el gran daño que comete, por ejemplo, con su entorno un jefe tóxico. Los jefes tóxicos son casi siempre psicópatas narcisistas que se apoderan de sus víctimas, robándole la autoestima. Las víctimas terminan convencidas de que no valen nada y que se merecen de alguna forma ese trato hostil.


Queridos amigos del blog, si en cualquier ámbito de la vida tienes una posición influyente pon mucha atención en cual es el mensaje que trasmites a tu entorno, porque estás creando aquello que trasmites.


Tomemos consciencia de los mensajes que recogemos de nuestro entorno.


Al igual que hemos hablado de la importancia de los mensajes que transmitimos, quizás tu posición en determinado momento esté en el otro lado y debas entonces tener mucho cuidado con los mensajes del entorno que haces tuyos.


Por esto, como hemos hablado otras veces, es tan importante determinar de que tipo de personas nos rodeamos. Las personas normalmente cuando te dan un mensaje no te están mostrando la realidad, te están mostrando su realidad. Por lo tanto, hablan de sus limitaciones no de las tuyas.


Es primordial que recojas de tu entorno mensajes que te ayuden a tus objetivos. No es fácil ya que esos mensajes se almacenan en tu subconsciente y luego nos los contamos con nuestra voz interna. Ahí es donde el efecto Pigmalión se materializa. De modo que el mejor consejo que te puedo dar es que intentes rodearte de personas optimistas y entusiastas.


Ellas expondrán de forma natural mensajes positivos que tu recogerás y harás tuyos. No olvides que somos la media de las 5 personas con las que más tratamos.


Determina cuál es tu mensaje interno sobre aquello que quieres conseguir.


Por último, te voy a pedir que analices cuál es tu mensaje interno con respecto a los distintos retos que quieras abordar. Hemos hablado de la importancia de lo que trasmitimos, hemos hablado de la importancia de los mensajes que nos trasmites, por consiguiente, es el momento de analizar lo más importante los mensajes que ya hemos hecho nuestros y nos contamos.


El resultado de ese mensaje que nos contamos es el resultado de lo que vamos a conseguir en nuestra vida. Por tanto, es vital para nuestros intereses filtrar y combatir todos aquellos mensajes que hemos hecho nuestros y que no nos ayudan en nada.


Analicemos nuestro dialogo interno, ya que en sus manos está todo. Tanto si dice que vamos a conseguir algo, como si dice lo contrario… en ambos casos lleva razón. Y lleva razón porque como decía anteriormente aquello que nos contamos determina el resultado.


Queridos amigos del blog, tomemos consciencia de estos tres conceptos de los que hemos hablado hoy. Tomemos consciencia de que es lo que trasmitimos, de que es lo que nos transmite nuestro entorno y lo más importante de que es lo que nos transmitimos nosotros mismos. El origen del resultado de nuestra vida está en nuestros pensamientos. Trabajemos en el origen para poder conseguir el resultado soñado.


Feliz semana!!!!


294 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo