• José Antonio Fdez Viñas

Queridos amigos comenzamos un nuevo año, y es muy habitual hacer un borrón y cuenta nueva en nuestra mente en muchos aspectos de nuestra vida. Nuestra mente genera propósitos para el nuevo año, pero estos propósitos no son perdurables en el tiempo o incluso en muchos casos ni siquiera se llegan a comenzar.


Esto no es que lo diga yo, un estudio reciente demuestra que de cada 10 personas aproximadamente la mitad (cinco) hacen propósitos de año nuevo.

Entre los propósitos más comunes está; bajar de peso, dejar de fumar, hacer más deporte, mejorar las relaciones familiares, aprender inglés.


Este estudio demuestra que de las personas que no hicieron propósitos solo el 4% consiguió cambios ese año significativos, de las personas que si realizaron propósitos al comienzo del año el 40% consiguieron cambios y los mantuvieron al menos 6 meses.


El estudio también documenta que de cada 10 personas que realizan los propósitos en enero, 8 superan la primera semana, por tanto 2 personas abandonan en la primera semana. Solo 5 aguantan un mes, y solo 4 suelen llegar a los 6 meses. Por ultimo informaros que solo 2 de cada 10 cumplen el propósito después de un año.




Por eso queridos amigos en este post voy a mostraros 7 consejos que te ayudarán a cumplir tus propósitos.


Genera la motivación.


Quizás este sea el consejo más importante, y es el más importante porque casi todas las personas cometen el error de creer que deben estar motivados para iniciar una actividad, pero es al revés, solo conseguirán estar motivados cuando inicien la acción. Primero es iniciar la acción y con ella llega la motivación y no al revés. Si esperamos empezar algo cuando estemos motivados, siento deciros que esa motivación nunca llegará.


Metas concretas y alcanzables.


Debemos de buscar metas concretas y alcanzables, esto es lo que nos va a permitir mantener la motivación y seguir con nuestro objetivo. No es lo mismo poner como objetivo perder peso que poner como objetivo perder 10 kilos de peso. Si además plasmamos como objetivo perder 10 kilos en 10 semanas, un kilo por semana ese objetivo será alcanzable y podremos ir viendo el resultado, esto nos ayudará a estar motivados y no abandonar.

Planificación


Es muy importante hacer una planificación. Siguiendo con el ejemplo de la perdida de peso, debemos planificar cuando empezamos y cuando descansamos con nuestra dieta, si lo planificamos, el no cumplirla en un determinado momento no lo veremos como una justificación para el abandono sino como algo que estaba planificado. Por ejemplo es un acierto comenzar la dieta el día 7 si sabes que el 6 tomarás roscón de Reyes, o planificar como día libre de dieta el día de tu cumpleaños en el que sabes que habrá excesos.



Evitar situaciones de riesgo.


Si evitamos situaciones de riesgo podremos de esta forma no sentirnos tentados a no seguir con nuestro propósito.

Supongamos que queremos dejar de fumar y voy con amigos que se reúnen para ver el futbol, fumar y tomar copas, sin duda ir a esas reuniones es una tentación difícil de superar. La forma de no estar tentado es evitar acudir a dichas reuniones hasta que la tentación no sea una amenaza.


Asociar hábitos


La asociación en todo lo que hagamos siempre ayuda, y en los hábitos también. Por eso es importante asociar hábitos que ayuden a nuestro compromiso.

Pongamos el ejemplo del deporte, supongamos que estás viendo una serie de netflix , y que tu propósito es realizar 30 minutos andando en un cinta de andar, en el gym o en casa si la tienes, asociar las dos actividades te va a permitir ahorrar tiempo, y realizar el ejercicio prácticamente sin darte cuenta. La serie la ibas a ver de cualquier manera, pero la diferencia de verla en el sofá a verla realizando un ejercicio saludable es totalmente opuesta.


Control y seguimiento.


Es fundamental saber cuando has avanzado en tu propósito y cuanto te queda para llegar al objetivo. El descubrir que avanzamos es el oxígeno que mantiene viva la motivación, saber que cada día estas más cerca del objetivo es también un aliento al esfuerzo que cada persona realiza para conseguir su propósito.


Sin el control y sin el seguimiento el abandono está prácticamente asegurado.


Se indulgente contigo mismo


No seas muy duro contigo mismo. Habrá momentos en los que no puedas realizar tu compromiso diario, en este momento tu voz interior te invitará a que abandones. Te dirás frases como “ no tienes fuera de voluntad” “ este compromiso es imposible para ti” o “ no debes seguir sufriendo por un compromiso que es imposible”. Como te decía te argumentará miles de cosas para que abandones, para que te sientas culpable por no haber cumplido en determinado momento. Este es el momento de perdonarte, de no ser demasiado duro contigo mismo y de asumir que has flaqueado pero que no pasa absolutamente nada. Retomas el compromiso y aceptas que se puede fallar en determinados momentos, pero que no por eso debemos desistir con respecto a nuestra meta.


Queridos amigos piensen en sus propósitos y ejecútenlos. Pónganse en marcha que tal como les expliqué será la forma real de motivarse. Y ojalá puedan ser de esos dos de cada diez que por estadísticas cumplen con sus compromisos. Tengan en cuenta estos siete consejos y aplíquenlos y les aseguro que el éxito está asegurado.


¿Te hablé de mis atajos?

Te ofrezco tres atajos de 8 semanas para recorrer 20 años.

Primer atajo: Lidera los RR.HH en 8 semanas

Segundo atajo: Deja de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas

Tercer atajo: Transfórmate en el líder que necesitas ser en 8 semanas

Programa 100% online.

Quizás estás a un "clic" de cambiar tu vida. Pide información sin compromiso aquí.



  • José Antonio Fdez Viñas

Si estás hoy algo perezoso/a puedes escuchar el audio sobre este post aquí.


Un jefe o jefa tóxica es un ser despreciable y es despreciable porque carece de un mínimo de valores éticos. Si tuviese estos mínimos valores éticos a los que hago referencia sería tan solo una persona torpe, con falta de tacto pero con buen fondo en su corazón.


Un jefe o jefa tóxica hace sufrir a toda aquella persona que se relaciona con el o ella. El maestro Buda decía que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. ¿Que quería decir con esto? Quería decir que hay personas que pueden hacer o decir algo que nos produzcan dolor. En forma de decepción, desengaño, humillación u ofensa de cualquier tipo, pero que solo si nos agarramos a ese dolor y lo hacemos nuestro lo transformamos en sufrimiento.


Hay una falsa justificación que proclaman los defensores de estas personas tóxicas del mundo laboral. Seguro que has escuchado una frase parecida a esta: “ Es así aquí en el trabajo, pero en su vida privada es distinto, es simpático, amable y divertido”. Es cierto que hay personas que asumen un rol por su cargo. Un líder es una de ellas, el liderazgo no deja de ser asumir un rol y llevarlo a cabo. Pero en el caso de un jefe o jefa tóxica, se trata más bien de ser una maquina de hacer sufrir, y digo maquina porque no para en ningún momento y porque es algo que carece de sentimientos, de corazón. Por tanto no se trata de un rol, se trata de su verdadera esencia como persona.


Cualquier persona tóxica que tuviera la oportunidad de verse desde la distancia, desde la objetividad, tendría la oportunidad de descubrirse así misma, de descubrirse y de avergonzarse, pero pocas veces se brindan a la oportunidad de la objetividad.


Los Jefes y jefas tóxicas son personas enfermas de ego, desde su percepción son el epicentro del mundo, todo gira en torno a sus deseos y a sus intereses y en ningún momento se plantean si lo que dicen o si lo que hacen esta bien o mal, no se plantean si ofende, desprecia, humilla o perjudica de alguna forma a las demás personas.


Por eso las personas que por desgracia se relacionan en el mundo laboral o en cualquier área de la vida con este perfil tóxico han de estar preparadas para el dolor, pero a su vez tienen que estar preparadas también para no sufrir. El error está en transformar ese dolor en sufrimiento, hacerlo perdurable en el tiempo, llevando con nosotros ese dolor en nuestra mente y contárnoslo continuamente para sufrir y nada más que sufrir.




Por todo esto que te cuento querido amigo o amiga de trabajo feliz, jamás podremos evitar los actos de una persona tóxica, pero si que podremos hacer una interpretación sana de esos actos y no sufrir por ellos. Tu paz es tu responsabilidad y debes ejercerla.


Te estarás preguntando a que me refiero con una interpretación sana. Una interpretación sana es una interpretación consciente, las interpretaciones conscientes son las interpretaciones que pueden acometer las personas conscientes que son todo lo contrario de las personas tóxicas que son el mejor ejemplo de inconsciencia.

Pero hoy te voy a pedir algo difícil. Algo muy difícil, que llevado a la práctica te libera del sufrimiento de un jefe o jefa tóxico. Esto tan difícil que te voy e pedir es que seas capaz de ver a esta persona tóxica desde la compasión. Debemos compadecerle por muchos motivos, por ejemplo;


Compasión por su inconsciencia.

Estas personas están enfermas de ego, esta inconsciencia de las que hablo las convierten en personas patéticas que hacen el ridículo y que no se dan cuenta de ello. Su percepción de vida egóica es tan acusada que les distorsiona su realidad de tal forma que no solo no se ven patéticos sino que se ven los mejores en todo lo que hacen.



Compasión por su torpeza a la hora de relacionarse.

Estos mandos tóxicos tienen una lamentable forma de relacionarse, no saben, son torpes e hirientes, confunden el poder con la autoridad. Detrás de sus malos modos, de sus frases hirientes están escondidas sus deficiencias, sus complejos, sus frustraciones.



Compasión por su falta de ética y de educación.

Sus actos son el resultado de su falta de ética y de educación en la mayoría de las veces. Por eso ver esta persona desde la compasión por su carente ética y educación es una forma de que no nos afecten sus ofensas. Una persona mal educada y sin escrúpulos que pasa desapercibida en su puesto puede sortear de forma airosa sus ridículos en el día a día, pero una persona con un cargo y teniendo que desarrollar su mando proporciona un ridículo continuo ante los demás. El no sufre porque no es consciente, pero por eso a ti que si lo eres te pido tu compasión.


Compasión por sus miedos.

Detrás de cada grito, de cada humillación solo esta su miedo y su mediocridad en lo que hace y en lo que sabe. Este tipo de personas creen que gritando o imponiendo su criterio sin escuchar les dota de la autoridad necesaria para su puesto. Como si la autoridad dependiera de el tono de voz, y no de algo que te otorgan los demás.


Detrás de esos malos modos solo hay miedo, miedo a que descubran sus carencias, miedo a que le quiten un puesto que no merece o del que no esta capacitado, miedo a que le cuestionen sus decisiones, en definitiva, miedo, miedo, miedo.


Podría seguir enumerando cosas por las que compadecednos, por eso solo te voy a pedir que tengas una compasión general por todo lo que haga. Junto a la compasión debemos unirla, por nuestra parte, a la aceptación de los que nos toque vivir en cada momento. ¡Ojo! Dije aceptación y no resignación.


La resignación implica tirar la toalla, ¡eso nunca!, sin embargo la aceptación es ser responsables con los que nos toca vivir y responder. ¿ Cómo responder? En primer lugar trabajando por dentro en nuestra inteligencia emocional, nuestro desarrollo personal y espiritual, esto es lo que nos evitará sufrir. En segundo lugar actuado de forma consciente con esa persona ignorante que tenemos como jefe o jefa.


Hablaremos en sucesivos episodios como interactuar con este tipo de personas tóxicas. Se viven situaciones tensas, sin duda, pero desde tu consciencia y desde tu paz afrontaras siempre la situación desde una notable ventaja, aunque sea el jefe o jefa, aunque tenga el poder. No hay nada más desconcertante para una persona tóxica que tener que relacionarse con una persona consciente.


Al ego le encanta relacionarse con otros egos, pero están totalmente perdidos cuando lo que encuentran en frente no es uno de ellos.


Queridos amigos y amigas de trabajo feliz, seguid el camino de vuestro desarrollo consciente, esa es vuestra mejor arma. Intentad la mirada compasiva ante lo que os ocurre en el día a día. Vuestra paz, y vuestras decisiones lo agradecerán.


Ah!! Para terminar… Si tu voz en estos momentos te dice que no se puede ser compasivo con una persona tóxica, con una persona mala y cruel… no hagas caso, por que es la voz de tu propio ego, todos tenemos uno, sé diferente a tu jefe o jefa tóxica. No entres en su guerra egóica, ¡toma consciencia!.


¿Te hablé de mis atajos?

Te ofrezco tres atajos de 8 semanas para recorrer 21 años.

Primer atajo: Lidera los RR.HH en 8 semanas

Segundo atajo: Deja de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas

Tercer atajo: Transfórmate en el líder que necesitas ser en 8 semanas

Programas 100% online.

Quizás estás a un "clic" de cambiar tu vida. Pide información sin compromiso aquí.

  • José Antonio Fdez Viñas

En el post de hoy vamos a hablar de generosidad. Tenemos asimilado el concepto de generosidad pensando que es nos desprendemos de algo que tenemos para dárselo a otra persona y que en ese momento nos quedamos sin eso que ofrecemos. En muchos casos es así. Pero la generosidad no es algo que das y pierdes, normalmente es algo que das y recibes en igual o mayor manera.


Al igual que el amor trae amor y la hostilidad trae hostilidad, la generosidad trae generosidad. Pero no somos conscientes de esto la mayoría de los casos.




Me gustaría poner un ejemplo que puede servir de ayuda para entender este concepto que pretendo explicar hoy. No hace mucho un gerente de una empresa bastante conocida en mi ámbito de acción me contrató para que intentara mediar entre su director comercial y su jefe de producción. Estos dos mandos intermedios tenían una pésima relación personal y esto estaba perjudicando seriamente a la empresa. Por supuesto le dije que sí. Es mi trabajo. En este caso el problema estaba en que como no se llevaban bien anteponían los intereses propios a los intereses de la empresa.

Al margen de que sus KPI estaban mal diseñados, al mirar sus intereses personales por delante de los intereses colectivos tomaban decisiones que perjudicaban incluso de forma indirecta a ellos mismos. Su KPI por el que recibían el incentivo más importante era común para ambos y no era otro que “bonus” por producto vendido. Como cada uno iba por su lado resulta que el departamento comercial vendía productos que no se podían producir o se producían tarde, por falta de material, por falta de tiempo, etc.… Y a su vez el departamento de producción producía o daba prioridad a producir bienes que no se vendían con lo que se acumulaban en un stock innecesario.


Tuve sesiones individuales con cada uno de ellos hasta que llegamos a la sesión conjunta. La clave estaba en conseguir que entendieran la necesidad de ejecutar el concepto y valor de la generosidad. Cada uno necesitaba entender que lo mejor para cada uno de ellos era ser generoso con el otro y priorizar sus necesidades. Descubrieron que su egoísmo les estaba perjudicando, que solo siendo generoso con las necesidades del otro departamento podían realizar en tiempo y forma la venta.


Esto ocurre a diario es muchas empresas, pero no solo en empresas, también en las parejas, en las familias, en los grupos de amigos, etc.


Un 1 + 1 por separado a veces ni siquiera da el resultado de 2, sin embargo un 1+1 unido siempre es más de 2. Para que el concepto de generosidad tenga sentido hay que tener claro qué no se trata de aplicar igualdad sino ecuanimidad, que además de no ser lo mismo, es este segundo concepto de ecuanimidad lo que proporciona la verdadera igualdad.


Ser generoso con los demás inspira a los demás a ser generosos con nosotros de forma involuntaria, de forma natural. La generosidad además nos aporta 4 beneficios que de enumero a continuación.




1.- Da sentido a lo que hacemos.


Aquellos dos mandos intermedios que os he puesto de ejemplo gracias a ser generosos con el otro le dieron sentido a su trabajo, entendieron que el sentido del comercial no era vender lo máximo si no podía servirlo a los clientes, eso acarreaba devoluciones o mejor dicho anulación de pedidos, entendieron también que el sentido del trabajo del jefe de producción no era producir cosas que no se vendían, eso era solo aumentar un stock que le producía perdidas a la empresa.


Tener una percepción generosa a ambos les posibilitó darse cuenta que su objetivo era ayudar a la empresa a ganar y eso no siempre es vendiendo o produciendo más. Es vendiendo o produciendo lo que se necesita en cada momento.


2.- Genera vínculos de calidad.


Ser generoso proporciona vínculos de calidad, solo de vínculos de calidad emanan los mejores resultados. Desde que estos mandos intermedios eran generosos en sus pensamientos y pensaban más en lo que necesitaba el otro para que todo saliera bien, su relación pasó de no soportarse a ser amigos. No era necesario que fuesen amigos, con que se respetaran hubiese sido suficiente, pero en este caso la generosidad afloró la amistad.


3.- Enseña a otros a ser generosos.


Nada inspira más que el ejemplo, ser generoso inspira a los demás a serlo también. Y esto ocurre en cualquier ámbito de la vida, una empresa, una familia o con tu pareja. Las relaciones entre personas de cualquier índole que solo dan para esperar algo a cambio están abocadas a la decepción y a intentar saldar deudas en algún momento.



4.- Ayuda a relativizar los problemas.


Cuando somos conscientes que otras personas están en una situación más desfavorable ayuda a relativizar nuestros problemas o preocupaciones, esto también incita a que seamos más generosos.


Muchas de las cosas de las que nos quejamos en nuestra vida, podríamos ser capaces de cambiar la percepción si buscásemos una situación más desfavorable que la nuestra. El otro día una persona me comentaba contrariada que este año por culpa el covid-19 no podría tener comida de empresa. Le comenté que quizás le ayudaría a darse cuenta y a relativizar su queja si pensase en la cantidad de personas que están en un ERTE o que directamente han perdido su trabajo…


Queridos amigos, dejemos de mirarnos el ombligo e intentemos ser generosos con los demás. La mayoría de las cosas con las que podemos ser generoso son gratis, una sonrisa para alguien que esta triste, un consejo para alguien que anda perdido con alguna encrucijada de la vida, un abrazo para alguien que necesita apoyo o cariño. Lo mejor de practicar la generosidad no es solo lo que aportas a los demás, es en realidad lo que estos actos ayudan a nutrir nuestro propio corazón.


¿Te hablé de mis atajos?

Te ofrezco tres atajos de 8 semanas para recorrer 21 años.

Primer atajo: Lidera los RR.HH en 8 semanas

Segundo atajo: Deja de sufrir a un “jefe” tóxico en 8 semanas

Tercer atajo: Transfórmate en el líder que necesitas ser en 8 semanas

Programas 100% online.

Quizás estás a un "clic" de cambiar tu vida. Pide información sin compromiso aquí.


1/24
CONTACTO

Edificio Arttysur 6ª Planta, despacho 7 B

Polg. Ind. Palmones III, Los Barrios. CP:11379

Tel: 608 087 162      José Antonio Fdez Viñas

  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • amazon
  • COPE
  • 2671567883148_XXL

Nombre *

Email *

Asunto

Mensaje

© 2017 brigth cherry innovations