• José Antonio Fdez Viñas

Queridos amigos del blog!!!


¿Que seríamos los seres humanos sin comunicación?, la comunicación es el nexo de unión entre las personas, es la herramienta para relacionarnos. Sin comunicación no hay nada.


Por eso, es tan importante como nos comunicamos. Las personas con éxito, sobre todo en el mundo empresarial, son personas que tienen dotes para la comunicación. No es suficiente tener buenas ideas, también hay que saber expresarlas para poder plasmarlas, no es suficiente tener un buen equipo con conocimientos excelentes, también es necesario que exista un flujo de comunicación enriquecedora, que cohesione al equipo, que ayude a hacer cosas más grandes que las que se podrían conseguir de forma individual basándose sólo en el talento de cada miembro.


El liderazgo va de la mano de la comunicación, los grandes líderes son buenos comunicadores. Sin comunicación no hay nada. Cuando en un grupo de trabajo hay falta de comunicación se rompen los vínculos entre los miembros de los equipos, cuando hay falta de comunicación se alimenta el flujo informal de esta y surge una información que está basada en rumores, en juicios, en comentarios inventados que dinamitan el equipo y el foco de lo que quieren y deben conseguir.


Por eso, hoy quiero hablaros de 5 acciones que van a permitir mejorar vuestra comunicación, son 5 acciones evidentes, pero no siempre somos conscientes de si estamos llevándolas a cabo.




Estas 5 acciones son;


1-. Antes de hablar escucha.


La información es poder. Normalmente escuchamos para contestar pero no para comprender. Necesitamos escuchar a las personas para entenderlas y para hacer el bonito ejercicio de llegar a descubrir que es lo que les hace tener el punto de vista que tienen.


La vida son percepciones, cada ser humano tenemos una visión de la vida, basada en nuestra cultura, en nuestra experiencia, en nuestros valores, etc. Por eso el ejercicio de empatizar con los demás es primordial ya que este ejercicio nos va a permitir entender porqué ven el mundo tal como lo ven.


Una vez que comprendemos al otro estamos en disposición de contestar y probablemente no de contestar desde el punto de vista que teníamos al principio, sino desde el punto de vista más objetivo de lo que pensábamos a priori y desde la valoración de lo que hemos entendido de nuestra escucha activa con la otra persona.


Cuando escuchamos, además de poder entender a la otra persona, entablamos el vínculo de conexión que necesitas para comunicarte, la otra persona se siente escuchada, siente que le importas, a partir de ahí llega la oportunidad de una comunicación efectiva llena de entendimientos y posibles acuerdos.


2.- Identifica con quien estás hablando.


Como suelo decir con las personas, 2 y 2 no son 4. Es muy importante pararse a pensar quien está al otro lado de la interlocución para poder afinar el mensaje lo más acorde posible a la otra persona.


No comunicamos igual con un grupo de amigos que con un grupo de colaboradores en el trabajo. No comunicamos igual con un grupo de jóvenes que con un grupo de personas de avanzada edad. Cada situación tiene su lenguaje, su jerga incluso.


Se trata de que nos entiendan, se trata de que el mensaje llegue. Por eso no todos los discursos valen para todo el mundo. Cada persona tenemos nuestras características principales de comunicación pero también debemos amoldar parte de nuestra forma de expresarnos en función de quien nos escucha. Si no hacemos esto la atención que nos presten puede verse perjudicada en gran medida.


3-. Pon atención al lenguaje no verbal.


¿Sabias que el 65% de una comunicación depende el lenguaje no verbal?, con la pandemia y las limitaciones de contactos en persona han fomentado las video llamadas. Los seres humanos necesitamos vernos para tener una buena comunicación.


Extraemos mucha más información del lenguaje no verbal que de las propias palabras en sí. Por eso, en el ámbito profesional es muy importante tu postura, es importante no cruzar los brazos, es importante no trasmitir aburrimiento, nervios o ansiedad. Es importante mirar a los ojos a los demás interlocutores, es importante incluso ir con una imagen acorde a lo que se espera del acto en el que te encuentras.


Pon atención a tu lenguaje no verbal. Siempre es más importantes la manera de trasmitir el mensaje, que el mensaje en sí. Por eso además de elegir las palabras adecuadas, el lenguaje no verbal es fundamental.


4-. Piensa en un acta para estructurar tu conversación.


Aunque este consejo está pensado para la comunicación en el mundo profesional, también puede ser utilizado en cualquier otro ámbito. Al comenzar la comunicación si enumeramos o al menos esbozamos los temas que vamos a tratar los receptores del mensaje ya saben los puntos o los temas que vamos a tratar, eso ayuda a que tengan ya en su mente una especie de guión o itinerario que les ayude a saber en que estado del mensaje o de la conversación se encuentran.


Al abrir la conversación mostramos los temas que trataremos, pero es importante también que al terminar la misma enumeremos los acuerdos o conclusiones a los que se ha llegado. De esta forma anclamos en los demás los temas tratados y sus conclusiones, las personas se van sabiendo lo que se ha hablado y los acuerdos a los que se ha llegado al respecto.


5.- Involucra a los interlocutores en la conversación.


Una conversación implica a dos o más personas interactuando, de lo contrario sería un monologo. Este es el error de muchos jefes que reúnen a sus colaboradores para conversar, pero que en la práctica solo sueltan su monólogo y no escuchan a nadie.


Por eso, es importante involucrar a las demás persona en la conversación. Debemos hacer preguntas, pedir opiniones sobre algún tema que se esté tratando, solicitar retroalimentación con respecto a lo que han entendido del mensaje. Esto además de ayudar a que los demás se sientan verdaderamente parte de la conversación, también va a permitir saber como y en que medida está llegando tu mensaje.


Nunca trates de tener protagonismo en una conversación, intenta dar tu el protagonismo a los demás para que se expresen. El verdadero arte de dominar la conversación es dominarla sin que se note. Para esto es primordial dar la palabra a los demás.


Queridos amigos del blog!!!


No hay éxito profesional sin una buena comunicación. Si somos capaces de trasmitir nuestro mensaje intercalado en una conversación abierta y participativa estaremos en el buen camino. No olvides que somos lo que decimos, pero sobre todo somos lo que hacemos. ¡Recuerda! escucha activamente, amolda tu mensaje al tipo de interlocutor que tienes delante, pon atención a tu lenguaje no verbal, deja claros los puntos que vas a tratar y las conclusiones de lo tratado una vez que la conversación termine y por último involucra por todos los medios a los demás interlocutores para que realmente sea una conversación y no un monólogo.


La mayoría de los éxitos en la vida vienen por una buena comunicación, detrás de casi todos los fracasos está normalmente una mala comunicación o quizás la inexistencia de la misma. Mejora tu comunicación y mejorarás tu vida.


Feliz semana!!!!



119 visualizaciones
  • José Antonio Fdez Viñas

Queridos amigos del blog!!!


Hoy vamos hablar de procrastinar. Como seguramente sabes, procrastinar es el hábito de retrasar actividades o situaciones que se deben atenderse. Pero… ¿Por qué hacemos esto? Quizás las principales causas sea el miedo y la pereza, pero para camuflar estos miedos y perezas las personas necesitamos de argumentos mentales. Argumentos de nuestra voz interior que intentan convencernos de que nunca es el momento adecuado para poder afrontar eso que debemos afrontar.


Cada tipo de argumento nos convierte en un tipo de procrastinador. El resultado es el mismo, no afrontar lo que tenemos por delante o retrasarlo innecesariamente, pero la forma de llegar a esa inacción viene ocasionada por distintos enfoques personales que en nuestro interior justifican la inacción.


Lo relevante de esto es que normalmente no somos conscientes de por qué procrastinamos y no hacemos lo que tenemos que hacer. Quizás el post de hoy te ayude a poder tomar consciencia de que es lo que te ocurre y de este modo tomar cartas en el asunto para que no ocurra más.






Vamos con los casos más típicos de procrastinadores, identifícate y cambia para que no estés anclado en la desidia y la inacción.


El perfeccionista.


El perfeccionista es aquella persona que entiende que si no está perfecto, o no lo entrega o no hace aquello que tiene que hacer. Desde el prisma del perfeccionista nada considera que está acabado o a la altura de lo que se espera del acto o de lo que sea, con lo que normalmente no entrega las cosas a tiempo. Las entrega cuando ya no tiene más remedio.


El perfeccionista es el eterno insatisfecho, lo primero porque la perfección no existe, lo segundo porque es muy subjetiva. Lo que puede ser perfecto para alguien puede ser considerado como un churro para otra persona.


Si eres de los perfeccionistas solo te diría que, ¡mejor hecho que perfecto!. Muchas de las búsquedas de la perfección terminan en trabajos inacabados o abandonados. No lo olvides, ¡mejor hecho que perfecto!


El ocupado.


El ocupado es aquella persona que procrastina con el argumento mental de que no tengo tiempo para poder hacerlo. Detrás de este argumento hay normalmente un miedo, una pereza o una forma de justificar algo que no queremos hacer.


Sin duda podemos estar muy ocupados, pero nunca se está lo suficientemente ocupado como para no hacer algo que tengamos que hacer. Eso es solo una excusa, es una forma de defendernos ante un posible reproche.


Cuando pienses que no tienes tiempo para algo, mira tu teléfono móvil, revisa los datos de tus tiempos de uso y en que lo usas y descubrirás que esta justificación no tiene sentido.


El soñador


El soñador es aquella persona que tiene una maravillosa imaginación, que es capaz de visualizar lo que quiere y como lo quiere, pero que falla a la hora de ponerse en acción y en plasmar aquello que imaginó y diseño en su mente.


Se regocijan en el diseño, en los preámbulos, en la planificación, de este modo no se ven obligados a ponerlo en marcha. Si eres de este tipo de procrastinador ten en cuenta que los sueños son solo sueños, a no ser que te pongas en marcha para poder cumplirlos.


El organizador extremo


El organizador extremo es parecido en mucha cosas al soñador del que hemos hablado en el anterior perfil. Organizan y planifican en exceso. Es la forma más fácil de no tener que empezar nunca porque de este modo siempre sienten y creen que están en la fase de planificar la estrategia de ejecución.


Y cuando la tienen y no hay más remedio que aplicarla, si pueden, intentan rediseñar de nuevo la planificación para quedarse aún en esa fase. Detrás de este perfil hay miedo a la ejecución, por eso lo fácil para no afrontarla es autoengañarse rediseñando.


El autosaboteador


Este perfil es el que siempre tiene un argumento para justificar su inacción. No me presento al examen porque no me lo se muy bien. No presento el CV en esa empresa porque seguro que mi perfil no encaja, no propongo a mi empresa una idea porque seguro que no es buena o ya la habrán pensado, etc.


El autosaboteador es esa persona negativa que justifica su inacción con argumentos que le convencen de no actuar pero que normalmente son personas que siempre se están quejando de su mediocridad. Tened cuidado con esto, normalmente somos nuestro peor enemigo.


El tirador de triples.


He titulado este perfil como el tirador de triples porque siempre me recuerda a ese jugador de baloncesto que lanza desde la línea de triples cuando la bocina está sonando. Cuando esto ocurre a veces el balón entra y puedes ganar el partido, pero muchas otras veces el balón no entra y te das cuenta que no te tenías que haber jugado la victoria en el último tiro.


Este perfil presenta las cosas mal y tarde, este perfil es el que se presenta al examen sin dormir porque estuvo toda la noche estudiando ya que iba muy atrasado en el estudio. Por tanto toma consciencia de si eres de este tipo de perfil y nunca olvides que a veces tirar el triple en el último segundo puede salir bien, pero la mayoría de las veces el balón sólo toda el aro.


El analista


Por último quiero mostraste el analista. Me he encontrado muchos directivos que tienen este problema. Se denomina la parálisis por análisis. Tardan mucho en tomar decisiones o directamente no las toman.


Detrás de este perfil hay lógicamente miedo, miedo al fallo, miedo al error, miedo al fracaso, miedo a la critica, etc.


El analista suele tirar también el balón sobre la bocina, pero normalmente ya es tarde y no consiguen ser competitivos. Intenta no sufrir la parálisis por análisis ya que nunca hay una justificación real para hacerlo.


Queridos amigos del blog!!!


Espero que este post os sirva para tomar consciencia de cual es tu causa para procrastinar. Hoy te he mostrado los 7 principales perfiles, pero me gustaría que reflexionaras sobre los dos tipos de grupos que hay. Están el grupo de los que procrastinan y el grupo de los que consiguen las cosas. ¡Tu decides!


Feliz semana!!!!


130 visualizaciones
  • José Antonio Fdez Viñas

Queridos amigos del blog!!!


Una semana más vamos a intentar reflexionar sobre aspectos que nos ayuden a nuestro crecimiento personal, profesional o espiritual.


Hoy quisiera que tomemos consciencia de 5 cosas que probablemente hacemos y que de tomar consciencia de ellas y actuar de diferente manera cuando nos surjan va a mejorar nuestra vida de manera notable.


¿Te has preguntado alguna vez cuantas veces tomas decisiones o haces cosas en función de lo que opina la gente y no de lo que tu sientes o deberías hacer? Quizás sea el momento de pensar en ti y no de actuar en función de como los demás quieren que actúes.




Las 5 cosas sobre las que vamos a reflexiona hoy, y que una vez que reflexiones, te pediré que pongas en práctica, además de ser algo coherente, es algo que va a mejorar tu vida.

Vamos con estas 5 cosas que hemos destacado hoy.


DECIR “NO”


Una de las paradojas de la vida es como una palabra como “No” que es negativa, puede aportar algo tan positivo por pronunciarla.


Intentemos ser sinceros con nosotros mismos. ¿Cuántas veces has hecho cosas que te han pedido y que te hubiera gustado decir no? Pensamos que decir no va a hacernos quedar mal con los demás, pero muy al contrario en la mayoría de las ocasiones potencia nuestro valor con respecto a ellos.


El día que empiezas a valorar tu tiempo, tu talento, tu experiencia y seleccionas los “SI” por medio de un “NO”, a parte de no perder el tiempo en cosas que no te benefician en nada, ese día recuperas el control de tu vida.


Decir “NO”, no significa negarse a todo por sistema, no significa no ser solidario, no significa ser egoísta. Sólo significa valorarte a ti mismo y como beneficio colateral hacer que te valoren los demás. Las cosas que se consiguen fáciles, baratas o incluso gratis no se valoran. Esa misma cosa si no es fácil, no es barata o por supuesto no es gratis la valoramos más.


Por tanto, intenta valorarte tú más, como herramienta también para que te valoren los demás.


CAMBIAR DE OPINION AL EQUIVOCARNOS


Uno de los valores mejores que una persona puede tener es el valor de la humildad, pero no siempre lo somos de verdad. A veces hacemos práctica de una falsa humildad que es tan sólo una careta que diseña nuestro ego.


Como todas las cosas en la vida, las cosas no se demuestran con las palabras sino con los hechos. Cambiar de opinión al equivocarnos es en primer lugar ser humildes con nosotros mismos, de este modo es también consecuentemente ser humilde con los demás.


Cambiar de opinión al equivocarnos viene normalmente relacionado con el concepto “perdón”. Otro día vamos a hablar de este concepto en profundidad, pero solo dar la pincelada de que el perdón es un acto única y exclusivamente para nosotros mismos y no se necesita la indulgencia de los demás. Esto es algo en lo que hemos sido educados, pero es erróneo ver el perdón en este sentido.


DEJAR UNA RELACIÓN QUE NO FUNCIONA


Cuando una relación no funciona hay algún tipo de toxicidad. Seguramente no estamos ante una relación sana, que parte desde el corazón.


Al hablar de relación estoy hablando de cualquier tipo de relación. Amorosa, profesional, de amistad… Da igual que tipo de relación sea, toda relación debe tener unos fundamentos irrenunciables tales como el respeto, la educación, la empatía, etc.…


Detrás de una relación tóxica hay normalmente alguna persona de alguna de las partes de esa relación que es tóxica. Sea quien sea, y sea como sea, esa persona tóxica la mejor decisión ante esto es siempre salir corriendo. No te empecines en seguir con una relación que has intentado que funcione y no funciona. En este punto tu situación solo puede empeorar.


PEDIR AYUDA


Este punto también esta íntimamente relacionado con la humildad. Las personas tenemos muchos prejuicios con respecto a como nos mostramos públicamente y siempre queremos parecer mucho mejor de lo que somos.


Pedir ayuda en un momento determinado más que un acto de debilidad es un acto de inteligencia. Pero cada persona elegimos interpretar la vida de alguna forma en todo momento. Pedir ayuda fomenta las buenas relaciones y el trabajo en equipo. Pedir ayuda es la mayoría de las veces, un acto de aprendizaje y por tanto de crecimiento.


Por favor, la próxima vez que necesites ayuda, pídela. Siempre hay personas dispuestas ayudarte en todo aquello que te sea necesario.


¡No te olvides! Que las personas sólo cambian si quieren cambiar, pero nosotros por si solos no podemos cambiar a nadie.


SER DIFERENTES A LOS DEMÁS


La última cosa que te voy a pedir sobre la que reflexiones y que también va a mejorar tu vida es la de no cohibirte si eres diferente a los demás en cualquier cosa.


Estamos en un mundo global, en el que todas las personas o todas las empresas pueden acceder a las mismas cosas. Todo es accesible, está tan sólo a una simple dirección de internet. Sobre todo, la información.


Por tanto, no te prives de ser diferente en aquello que puedas serlo. No renuncies a ser una persona exclusiva. Tu marca personal es el mayor valor que puedes tener en esta sociedad tan competitiva y con igualdad de oportunidades.


Por último, no cometas el error de seguir al resto por temor a lo que dirán por ser diferente. Las personas nacemos diferentes e intentamos convertirnos en iguales. No renuncies a esta esencia de la vida, ser diferente es tu mayor tesoro.


Queridos amigos del blog!!!


Reflexiona sobre esto que hoy te he contado, ponerlo en práctica va a mejorar tu vida. Como tantas veces he comentado somos el resultado de nuestros pensamientos, nuestras creencias, nuestra formación, nuestra cultura, nuestros valores… Por tanto, reflexiona sobre todos estos aspectos en estas 5 cosas. Ejecuta todas aquellas que creas conveniente y pronto notarás sus resultados positivos.


Feliz semana !!

223 visualizaciones